El Correo: La manzana se suma a la actividad agroindustrial de Miranda

El químico mirandés Fernando Meana pone en marcha un proyecto que une lo ecológico y lo saludable en zumos y otras elaboraciones con esa materia prima

Fernando Meana es uno de los últimos emprendedores que se ha sumado al Vivero de Empresas.

El Correo 04/03/21 por CRISTINA ORTIZ
📷 AVELINO GÓMEZ

Más…

BrainApple

Miranda lo tiene todo para desarrollar una actividad agroindustrial potente. También suelo, por lo que en varios campos de ‘ensayo’ han plantado ya distintos manzanos –árboles de dos años– de variedades de sidra. Las que mejor evolucionen y arraiguen serán las que elijan para poner a mayor escala, porque «queremos disponer de producto propio de aquí».

Al igual que con Miranda Empresas, de quien ha recibido un apoyo fundamental, en su opinión, para poner en marcha una nueva actividad. «Después de trabajar en distintos espacios geográficos, tanto en España como en el extranjero, en Alemania, Inglaterra y Sudamérica fundamentalmente, me he encontrado con alguien que se entusiasma con tu proyecto y no sólo de palabra, sino que realmente ayuda».

Tres productos distintos en el arranque de la actividad

Contribuir, de alguna manera, a avanzar hacia una «longevidad sana» es uno de los retos que Fernando Meana y sus socios se marcaron desde los albores del proyecto. «Hay bastantes estudios en los que se llega a demostrar que la ingesta de manzana mejora la función cognitiva», aseguró.
De ahí el nombre comercial de su primer producto, el zumo Brainapple- vi (con los términos en inglés para cerebro y manzana).
Sin olvidar, tal y como apuntó, los beneficios que la sidra tiene para «el ácido úrico, enfermedades cardiovasculares o colesterol. Eso está demostrado y no hay ninguna duda. La manzana es una botica».
De ahí que también el extracto de esa fruta sea un componente esencial de otro de los productos, de Seimer, un complemento nutricional para mejorar la función cognitiva y la memoria, que van a comercializar también a través de la empresa Mont Gaserbrum.
En la terna de ‘derivados’ de la manzana no podía faltar la sidra, en su caso asturiana, que empezarán a embotellar en unos días y que pondrán a la venta con la marca Burkan. En total, tres alternativas de consumo para el arranque de «un proyecto modesto.
No contamos con grandes medios financieros y tampoco, de primeras lo requerimos. Una vez marcado el epicentro en Miranda queremos asentarnos en el norte ». Lo van a hacer con presencia física en comercios y supermercados y también impulsando la venta online. «Queremos estar ahí».
Y es que uno de los retos que se marca el proyecto es el de llegar a un consumidor que busque «beber de manera natural», ofreciendo un producto 100% de manzana, que además de buen sabor, cumpla objetivos nutricionales.